0800 8911 info@more.com.uy
Uruguay
10/30/2020
El Observador
Joaquín Symonds
“El ladrillo es algo que sigue siendo glorioso para el inversor uruguayo”
El gerente Comercial de Altius Group, Diego Chapuis, dio su perspectiva acerca del mercado, contó qué tanto los afectó la pandemia y habló de la llegada de argentinos.
Foto: Diego Battiste

Diego Chapuis tiene alrededor de 20 años dentro del mundo del marketing. Su primer trabajo fue en Unilever, gracias a un aviso que vio en el diario. Allí desarrolló gran parte de su carrera laboral, pasando por varios departamentos y acumulando cerca de nueve años de experiencia.

El segundo trabajo de Chapuis fue en Conaprole, donde se desempeñó como gerente de Marketing. Después de haber estado siete años en la empresa, se presentó la oportunidad de llegar al mercado inmobiliario: “Me dijeron que tenían una posición que era ideal para mí”, recordó el actual gerente Comercial de Altius Group. Más allá de que el teléfono de Chapuis sonó y la oportunidad quedó en bandeja, el directivo ya venía pensando en un cambio laboral desde hace algún tiempo.

Según el gerente, se fusionaron dos cosas: desde el punto de vista familiar, su madre tenía mucha experiencia en el mundo inmobiliario y eso lo animó a dar el paso. Por otro lado, la segunda razón, es que en aquel entonces Chapuis estaba buscando una posición más comercial en donde desarrollarse.

El puesto que lleva adelante combina el factor de los proyectos inmobiliarios con la venta de los mismos, algo que le permite moverse con soltura porque es un área en donde tiene experiencia.

Actualmente Chapuis ya tiene más de seis años dentro del puesto, algo que le permitió ver las idas y venidas del rubro. En tanto, contó que este tiempo dentro de la empresa le dio muchas “horas de vuelo” y le permitió convencerse de que es el rubro en donde se quiere focalizar.

¿Qué tanto cambió el mercado desde que usted ingresó?

Muchísimo. Hay cosas que no cambian y hay otras que cambian todo el tiempo. Las cosas que no cambian es el nivel de precio, que ha ido creciendo sostenidamente. El ladrillo es algo que sigue siendo glorioso para el inversor uruguayo.

Los precios crecen, quien decide invertir, encuentra una renta muy interesante. Esto no es comparable a ningún otro mercado financiero, siempre y cuando hablemos de inversiones razonables. Encontrar en el entorno de 6% o 7% anual de renta en dólares, es algo altísimo, mientras que hay otros países que no llegan a pagar el 1%.

A lo largo del tiempo los precios han ido creciendo. Todo el mundo dice que esto en algún momento se va a pinchar, pero nunca pasa. El que espera para comprar algo a un precio más barato, pierde su dinero porque nunca llega.

Lo que sí he visto en estos años es la proliferación de oferta y de oportunidades muy buenas, que ha provocado que las empresas cambien e incurran en diferentes líneas de negocio. Esto nos pasó a nosotros en Altius.

¿Qué líneas de negocio?

Actualmente tenemos 14 proyectos disponibles. Empezamos con viviendas promovidas, amparados en una ley que favorece mucho a quien compra. En este segmento, tenemos nueve proyectos en venta.

Luego desarrollamos otras líneas, que nos permitió llegar al segmento medio y medio alto. El primero fue con la marca More donde tenemos uno por Echevarriarza, otro en el Buceo y en Punta del Este. Este es un mega proyecto, en donde además de los apartamentos también hay un shopping. Luego también lanzamos los edificios Nostrum, basados en la Ley de Vivienda Promovida.

Por último, como marca premium, está Bilú. Entonces, la oferta es muy grande y hay más de mil unidades en venta. Y la verdad que se vende muy bien. Entonces lo que te decía, quien decide invertir, encuentra oportunidades muy amplias. Esto antes no pasaba, hace 20 años no existía esa variedad de oferta y mucho menos de competencia.

¿Para esa oferta qué perfil se adecúa más, el del inversor o de las familias?

Nuestra venta es mitad y mitad. Esto son fotos, año a año va cambiando.

¿Se sostiene en el tiempo?

Se puede decir que sí, pero nos ha pasado de que tenemos fenómenos un tanto atípicos. Por ejemplo, en 2016 hubo una invasión de inversores argentinos. Ahora mismo pasa con la búsqueda de residencia Fiscal de argentinos, pero la realidad es que es bastante estable. Esto nos para bien competitivamente, porque nos hace tener un mix saludable.

¿Qué tan bien se vende en Montevideo a los argentinos?

Se vende muy bien, la verdad. Tanto apartamentos promovida como los demás. El argentino busca mucho los precios bajos, pero a la vez muy buenas terminaciones. También buscan renta y la tienen, porque al tener beneficios fiscales terminan tentándose con el precio. Tanto en Montevideo como en Punta del Este se buscan cosas similares. En nuestro caso, tenemos como objetivo ofrecer precios bajos en los dos lugares. Es decir, encontrar un equilibrio entre muy buena calidad, gastos comunes bajos, amenities que realmente sean de utilidad y cosas que realmente estén buenas. Este tipo de acciones se pueden hacer y no encarecen los gastos del lugar. Y queda claro que es una tendencia en todo el mercado, porque se busca innovación. Dejó de ser algo estático.

¿Notan el boom de la llegada de los argentinos?

Sí, en consultas es increíble. Quizá les falta el asesoramiento legal adecuado, porque tienen muchas dudas con respecto a la residencia fiscal.

En ese sentido, estamos desarrollando un paquete que incluya la mejor inversión y le damos a la persona todo lo que necesita cuando llega: desde un auto para moverse hasta un lugar en donde quedarse y asesoramiento legal. La idea es que no sea solo venderte un apartamento, sino que te solucione un problema.

¿Cómo afectó la pandemia en las ventas?

Tuvimos al principio cierta retracción, en donde las ventas bajaron al 60%. Pero nos agarró muy bien parados en términos de oferta: tenemos unidades en prepozo, pozo y terminadas.

Previo a la pandemia, lanzamos la mayoría de los edificios y los que están previstos para fines de este año y en el 2021, siguen en pie.

Claramente, estamos preocupados por lo que pase, pero lo vamos a hacer porque nuestros inversores están contentos y siguen apostando por el país.

¿Hubo un desafío en estos meses de pandemia?

El desafío más grande fue cómo comunicarse con los clientes a distancia. Estábamos preparados, pero siempre faltan algunos detalles. En este sentido, la adaptación fue rápida a través de algunos ajustes.

Después, desde el punto de vista del negocio, hubo que planear una estrategia para salir adelante sobre todo pensando en el proyecto en Punta del Este. Allí son cuatro torres y un shopping, entonces tuvimos que pensar cómo hacíamos para seguir con eso. En esto, el mercado nos ayudó mucho. Además, en estos casos pasa que el que se adapta más rápido, termina teniendo una ventaja competitiva enorme.

La LUC marca cambios en el mercado, ¿qué tanto le movió la aguja?

Lo que tuvo más impacto fue el cambio en la Ley de Vivienda Promovida. Esto hizo que los monoambientes entraran con los mismos beneficios que los demás apartamentos. Entonces, eso va a ser muy interesante para el mercado y ver cómo se reacciona en este sentido.

Otro de los cambios fue que los edificios dentro de esta ley, no tenían posibilidad de tener amenities. Y ahora sí se permite. La realidad es que mejora la calidad de vida de la gente.

¿De cara al corto y mediano plazo qué retos tienen marcados?

Primero, tenemos que cumplir objetivos de venta como cualquier empresa. Por eso, esperamos que las líneas de negocio se sigan desarrollando, cada una con su identidad.

Por otra parte, como empresa, estamos presentes en más países de la región. Entonces, el desafío no es solo local, es decir acabamos de lanzar un proyecto en Paraguay que se está vendiendo muy bien. Por eso, te diría que el desafío macro es la regionalización de las marcas.


Fuente:
https://www.elobservador.com.uy/nota/-el-ladrillo-es-algo-que-sigue-siendo-glorioso-para-el-inversor-uruguayo–2020103015017

[supsystic-social-sharing id='1']